Disfrute de beneficios y experiencias novedosas registrándose a nuestras comunicaciones digitales.

La Fabrique du Temps Louis Vuitton

En su búsqueda del más alto nivel de artesanía, innovación y creatividad en el arte de la relojería de alta gama, Louis Vuitton reúne a los artesanos más hábiles del mundo en La Fabrique du Temps Louis Vuitton en Ginebra.
Con la creación de este taller de vanguardia en Suiza, Louis Vuitton se dedica a combinar la creatividad independiente de un relojero con la dinámica de una gran Maison, proporcionando un entorno de alta tecnología que permite que florezca la imaginación.

Proporcionando las herramientas para inventar el mañana

La arquitectura y el diseño de La Fabrique du Temps Louis Vuitton reúnen las herramientas tradicionales y la tecnología avanzada para que el savoir-faire fomente la innovación. Gracias a su escala humana y bañados en luz, los talleres permiten a los maestros relojeros, ingenieros, diseñadores y otros expertos compartir sus respectivos talentos y su energía creativa.

El avance de la relojería

Unidos por la búsqueda de la innovación, los relojeros de La Fabrique du Temps Louis Vuitton no dejan de inventar nuevas formas de fabricar relojes, desde el desarrollo de nuevas complicaciones, la mejora de las funcionalidades, el diseño de nuevas esferas o la creación de relojes totalmente novedosos e inesperados, en una exploración perpetua del Arte de Viajar.

Mostrar las técnicas artísticas

Con la máxima atención al detalle y a la precisión, una multitud de técnicas artísticas, como la pintura a mano en miniatura, la marquetería de piedras finas y el engaste de piedras preciosas, se utilizan para decorar las esferas de los modelos de alta relojería de Louis Vuitton.

Cumpliendo con los más Altos Estándares

Desde la creación del primer reloj Louis Vuitton en 2002, la calidad ha sido una prioridad absoluta e incuestionable cuando se trata del diseño, la fabricación, la producción, el montaje y el acabado de los relojes, fabricados íntegramente en Suiza. La Maison define los estándares más altos para los componentes más pequeños, ya sean visibles desde el exterior o escondidos en el interior de la caja, y varios de sus mejores relojes han obtenido el prestigioso sello independiente del Poinçon de Genève.